Quod sine die

Posted in Sin categoría on 27 enero, 2018 by jumiro2004

Quod sine die

 

 

Llegó, de un modo inesperado,

una fría mañana de enero

(después de las dentelladas de los lobos,

de vagar por veredas y senderos)

y se acurrucó contra mi pecho.

 

Creyó, húmedos sus ojos,

que yo era su caballero,

el príncipe azul que poblaba sus sueños;

cuando yo regresaba entonces

cansado de mis sueños,

cuando era otoño en mi tiempo,

cuando mi frío era intenso.

 

Fue entrando despacio en mi espacio,

fue llenando de tiempo mi tiempo,

fue dándome un sitio (que a veces ni tengo)

y un día comprendí

que aquello era bueno.

 

A veces, aún tiembla

cuando la abrazo en silencio.

Ni guerras ni fronteras

Posted in poemas on 5 agosto, 2017 by jumiro2004

Detengan a este monstruo que es la guerra.

No más guernicas ni más desolaciones,

no más espinos cercando la Tierra,

no más genocidios ni más migraciones.

¡Vuelen palomas sobre los cañones!

 

Elegía por Antonio Molins

Posted in poemas on 1 mayo, 2017 by jumiro2004

Ha caído tu rey, querido amigo,

en el fatal tablero de la vida.

Nunca más volveré a jugar contigo,

no habremos ocasión de otra partida.

El jaque mate ha sido repentino.

La jugada no podía ser advertida.

Ha movido sus piezas el destino

y, por siempre, tu reloj se detuvo

fatigado de martillar cansino.

Ahora añoro el tablero que estuvo

mediando entre nosotros tantas veces.

¡Me apena lo que no hay y antes hubo!

Quiero subir a ti con los cipreses,

que me lleves de nuevo a ver el cielo,

que me hagas soñar y que te expreses

con tu relajada voz de terciopelo.

Me gustaría compartir otra acampada,

de cuando aún eran largos: nuestro pelo,

nuestras ansias de libertad soñada

y la curiosidad por lo esotérico;

¡de cuando no creíamos en la nada!

Ahora, que tu cuerpo ya es etérico,

en mi egoísmo, me siento desdichado

por la ausencia de tu espíritu auténtico.

Recuerdo a aquel joven que habían pillado

trasladando propaganda subversiva;

a aquel que gritaba desde un tablado:

“y asaltaremos los castillos”, viva

y emocionada su voz, pura inocencia,

leal, libertaria y reivindicativa.

A un tiempo despertamos la conciencia

por la igualdad y la justicia social;

a un tiempo fuimos adquiriendo experiencia

en lo político y en lo cultural,

como actores de teatro independiente

bajo el duro régimen dictatorial.

El pasado se evoca en mi presente

en la forma de sucesos compartidos,

que se precipitan momentáneamente

y dejan embotados mis sentidos.

Se pierden mis ojos en la distancia,

menguan respiraciones y latidos

al recordarte, amigo de la infancia,

y tener que asumir este destino,

desde mi falta de fe y mi ignorancia.

Se ha tornado amargo el sabor del vino.

Ya no estás aquí, perfecto confidente.

No podemos compartir el camino.

Te has ido muy de pronto, de repente,

sin apenas tiempo para despedidas.

Clara, una imagen guarda mi mente

del último encuentro de nuestras vidas:

Descansabas en tu lecho, yaciente,

y nuestras manos estaban unidas.

Imagen sempiterna en mi presente

del más grande y absoluto desconcierto:

cuando tu mano aún era caliente

y mis manos frías, como de un muerto

Viajero en Venecia

Posted in poemas on 15 octubre, 2010 by jumiro2004

Viaje a Italia

Si vas a Venecia, viajero,

prepara bien tu cartera,

porque en Venecia el dinero

te abrirá todas sus puertas.

Te encontrarás en San Marcos

rodeado de turistas

disparando como locos

desde todas las esquinas.

Rebaños de borreguitos

que van siguiendo a sus guías

sorteando chiringuitos

de variadas mercancías.

Gente de todas las lenguas

y todas las religiones

te regalarán miradas

y unos cuantos empujones.

Pagarás cara tu “birra”

y doble será su daño:

uno, para tu cartera

y, otro, para ir al baño.

En un escalón de una calle

de Venecia me he dormido,

tras perderme (sin detalles)

por canales y laberintos.

La carrera de unos negros

cargados con grandes bolsas

me despertó de mis sueños

de “suvenirs” y de góndolas.

Huían de la policía

por la callejuela estrecha,

cargando sus mercancías

cual tristes sombras chinescas.

Oigo tañer las campañas

en la torre de San Marco,

embarcan y desembarcan

los turistas en los barcos.

Oigo decir que se hunde

y que la plaza se anega.

No es extraño. Tanta gente

pisando tan poca tierra.

Aún así tiene su encanto

y mucho su historia encierra

y sigue siendo romántico

visitarla (con pareja),

dar un paseo en góndola,

asombrarse de su estética,

comprar algo en una tienda

y echar en ella… una siesta.

plenilunio de octubre

Posted in poemas on 7 octubre, 2009 by jumiro2004
La luna llena de octubre
fue una sicaria
que asesinó mi sonrisa
despiadadamente.
Hundió su afilado cuchillo
en el centro de mi pecho
y se burló con saña
de mis días felices.
Luego, me robó el corazón,
aún latiendo,
y me dejó un hueco
oscuro y profundo
y un rictus amargo
en las comisuras de mis labios.
Fue durante el primer decanato
del signo de Libra
cuando apagó, de un soplo,
todas las velas
de mi tarta de cumpleaños.
Entonces me hice viejo
de repente.
 

A veces es mejor

Posted in poemas on 11 marzo, 2008 by jumiro2004

20060716 castillo 3

 

Estoy lanzando todas mis palabras

subido en el lugar más alto y solo.

Antonio Portela.

 

A veces, es mejor guardar silencio,
reflexionar sobre la naturaleza
de las emociones y de los sentimientos.
A veces, es mejor tomar distancias
porque hay cosas que se ven mejor de lejos.
A veces, ni siquiera hay preguntas que formular
-porque no es tiempo- ni hay que buscar respuestas
para lo que no tiene remedio.
Hay veces que hay que hacerse de prudencia,
para no tener que arrepertirse luego.
 
Cuando el alma se emborracha de la rabia,
de la ira, del rencor y el desespero;
es mejor poner freno a las palabras,
que producen heridas a diestro y a siniestro.
Cuando el cielo amenaza con tormenta
conviene, cuanto más, estar sereno.
Porque hay palabras tan peligrosas como armas,
de filo mucho más duro que el acero
y, aunque no dejan manifiestas llagas,
su daño suele ser más duradero.
 
A veces, es mejor guardar silencio
y aceptar los hechos como hechos.
A no ser que, lo que tengamos que decir,
sea bueno, útil y verdadero.
 
¡Que no profieran maledicencias tus labios,
que sepan guardar bien un secreto,
que no den -si no te lo piden- un consejo
y que no arrojen las perlas a los cerdos!

Confidencia

Posted in poemas on 28 febrero, 2008 by jumiro2004
No sé si te habrás dado cuenta
pero cada día te estás mutilando,
te estás amputando una idea.
Puede que no sea tan importante
a fin de cuentas,
pero sé que deseaste un beso,
que ansiaste una caricia,
que te tragaste una pena.
Sé que no se lo contaste a nadie,
que aquel sentimiento
quedó mutilado en tu cuerpo.
 
No sé si te habrás dado cuenta
pero cada día te estás mutilando.
Se te nota una profunda tristeza.

Regresión

Posted in poemas on 20 febrero, 2008 by jumiro2004
– Los milenios recorridos
no han sido aún tiempo suficiente
para que esta humanidad
asuma su auténtico destino
de comprender y comprenderse.
Apenas si empezamos
a reconocernos iguales y distintos,
apenas si vislumbramos
un universo eterno e infinito,
y apenas si podemos respondernos
hacia dónde vamos
y de dónde venimos.
 
No me estoy en absoluto refiriendo
al aspecto antropológico o político,
social o tecnológico,
genético o puramente artístico.
Tampoco me estoy refiriendo
a los aspectos filosóficos ni éticos,
ni tan siquiera a los aspectos religiosos,
en el sentido estricto
de jerarquías sin sentido,
de premios y de castigos
y de preceptos equívocos.
Hago referencia a este espíritu
-tan falto de luz y de juicio-
que habita en el cuerpo del hombre
y vaga por los siglos de los siglos.
 
Todo esto me decía
un hombre entrado en años,
amable, descuidado,
extrañamente vestido;
que al crepúsculo dorado
de un parque onírico
se puso a charlar conmigo.
Desfilaban ante nosotros
personajes variopintos:
emigrantes africanos,
trajeados ejecutivos,
mujeres con túnicas árabes,
chicas mostrando el ombligo,
policías municipales,
matrimonios con sus hijos,
parejas comiéndose a besos,
traficantes y delincuentes de oficio…
Yo, aún me encontraba aturdido
y a nada hallaba sentido.
Recordaba, vagamente,
un impacto tras un largo chirrido,
los quitamiedos de un puente,
el estallar de unos vidrios…
 
– Aún queda lejos el día
del reparto equitativo,
de la igualdad de los géneros;
de erradicar fanatismos,
de unificar los criterios
con un noble compromiso.
Por ello, mientras habites
tu actual cuerpo finito,
esfuérzate en ser al menos
coherente contigo mismo,
respeta el parecer ajeno
y sé honesto en tus juicios.
Ahora, regresa al mundo
a completar tu camino,
puesto que faltan todavía páginas
por escribirse en tu libro.
 
Puso su mano en mi frente,
como quien concluye un rito,
y me transportó al instante,
por cielos desconocidos,
hasta aquel túnel de luz
que recordara impreciso.
Luego, contemplé mi cuerpo
desangrado y malherido,
a varios metros de un amasijo
de chapas y de hierros retorcidos.
Un ulular de sirenas
se iba acercando a mi oído
al tiempo que resonaba
como en un eco infinito:
… "y apenas si podemos respondernos
hacia dónde vamos
y de dónde venimos".

Decaer hacia dentro

Posted in poemas on 13 diciembre, 2007 by jumiro2004

 

Silencio interior.
Sombras como fantasmas
que te acosan.
Cosas extrañas
se asoman
hacia dentro:
mariposas disecadas,
amores de tinta y de papel,
peces pudriéndose,
sonrisas de ordenadores
impecablemente trajeados
con espléndidos fracs
de metalógica sabiduría.
 
Decadencia
porque todo se derrumba
hacia dentro.
Porque todo se pierde
en las sombras del sueño
y de la noche.
 
Decaer hacia dentro.
Declinar como lágrima de almendra
y turrón de chocolate navideño.
 
En el interior
el cielo se aplasta con la tierra,
la euforia se diluye
con la angustia,
los deseos invaden la morada
pero jamás se exteriorizan.
el dragón vomita
ardientes llamaradas.
 
Nadie apura ya su copa.
Da lo mismo.
Giras y giras y giras.
Estás excéntrico.
Aún no has cogido
el ritmo adecuado para la danza.
Vampiros asesinos de ilusiones
te manchan de carmín en la solapa
y añaden vitriolo a tu mirada.
 
Cuando el interior se derrumba,
en apariencias,
no ocurre nada.
 
Simplifica.
Resume.
Pon tu razón y tus sentidos en marcha.
 
Adáptate el sistema.
Adáptate a lo que sea.
A las sombras que te ponen
la boca de piñón
y refrescan la nostalgia…
Y si no, mira, no te adaptes.
Las palabras no son
más que palabras.
Las historias se escriben solas.
Son además los cuentos
los que más no encantan.
 
Participa.
Participa y sonríele
a esta cruel pantomima
demencial y paranoica.
Prepara la mueca apropiada.
La más auténtica.
 
Realmente,
no precisas las palabras.
 
20060828 16 atardecer
 
 

En un mes cualquiera

Posted in poemas on 18 noviembre, 2007 by jumiro2004
En un mes cualquiera, noviembre por ejemplo,
terminan de romperse esquemas y proyectos.
En el corazón se agranda un resquicio abierto,
que crece y nos corroe sin poder detenerlo,
cuando todo parecía tan claro y tan perfecto.
El insomnio se convierte en un fiel compañero
y la confusión impide que nos concentremos.
Nos quedamos mirando un vacío inconcreto:
la mirada perdida de ver sin estar viendo.
Nuestras manos tropiezan con todos los objetos
que, al caer, nos devuelven al lugar y al momento.
Nuestros labios pronuncian frases que no queremos
o permanecen callados demasiado tiempo.
En un mes cualquiera pueden confluir tantos hechos
que nos obliguen a reconsiderar nuestra existencia de nuevo.